El correo electrónico es una herramienta de comunicación muy potente, tanto en el ámbito empresarial como en el personal. Y eso, a su vez, la convierte en el punto de mira de los cibercriminales, que la usan para perpetrar sus ataques cibernéticos.

 

Por eso, es importante que lo usemos con responsabilidad y siendo conscientes de los riesgos que existen.

 

¿Cómo podemos proteger el acceso a nuestro correo?

 

  • Establece contraseñas robustas y preguntas de seguridad difíciles de contestar , si quieres consejos sobre cómo hacerlo, lee nuestro post: 3 Consejos de seguridad para crear contraseñas seguras y recordarlas. Adicionalmente renueva esta contraseña de forma periódica para mantener su fortaleza.
  • Vincula tu correo a otra cuenta alternativa, para facilitar su recuperación en caso de pérdida de la contraseña.
  • No publiques tu dirección de correo en foros, redes sociales, etc
  • Es una buena política tener entre 3 y 4 direcciones de email y definir un cometido para cada una. Para suscribirte a nuevos servicios de los que desconoce su política de seguridad es conveniente usar servicios de cuentas temporales.

 

¿Cómo hacer un uso responsable del email?

 

  • Intenta no enviar correos masivos. Si no es evitable, coloca las direcciones en el apartado CCO (copia oculta) y asegúrate de borrar las direcciones del cuerpo del mensaje en caso de que estés reenviándolo.
  • Instala un filtro anti-spam y no respondas a este tipo de correos, pues con ello das pistas a los posible atacantes o spammers.
  • Evita acceder a redes públicas o desde equipos ajenos. En caso de tener que hacerlo:
    • Navega como incógnito
    • Elimina el historial
    • No olvides cerrar la sesión del correo electrónico
  • Antes de abrir un documento adjunto o un enlace verifica:
    • Que sea un remitente conocido
    • Que los archivos no tengan doble extensión ( suele tratarse de gusanos o troyanos)
    • Si decides abrirlos verifícalos previamente con un antivirus
    • Recuerda: las empresas de software no envían las actualizaciones adjuntas por mail y los bancos no solicitan información de acceso por correo electrónico.

 

¿Cómo proteger la información sensible?

 

  • Si trabajas con información crítica, es muy aconsejable desactivar la vista HTML del correo, pues puede aprovecharse de opciones en javascript para infectar el equipo del destinatario.
  • También puedes instalar una aplicación de listas blancas para impedir que otros usuarios puedan abrir adjuntos peligrosos.
  • Por último, una opción muy demandada, es incluir una aplicación de encriptado de datos para compartir información sensible de forma segura. En Syneidis ofrecemos soluciones que se adaptan perfectamente a esta necesidad.

 

 

Recuerda que el activo más valioso es la información, y tenemos obligación de usar todos los medios a nuestro alcance para protegerla.