El Gobierno electrónico (e-government) puede definirse como una nueva forma de relación entre los Gobiernos y sus ciudadanos. Esta nueva forma consiste en la implementación, desarrollo y aplicación de las herramientas informáticas tales como las tecnologías de la información y las comunicaciones.

Otras teóricos creen que el cambio es más profundo y va más allá del aspecto tecnológico y se centra en cambios propios de la cosa pública y del Gobierno en sí. Un ejemplo es el especialista Mauro D. Ríos, quien lo define como: «una nueva forma de organización y gestión de la cosa pública, introduciendo procesos transformacionales positivos en dicha gestión y la propia estructura organizacional, agregando valor público a los procedimientos y servicios brindados, todo ello a través de la introducción y apropiación continua de las tecnologías de la información y la comunicación como facilitador de dichas transformaciones.»

Ventajas del gobierno electrónico para el ciudadano

Este cambio tecnológico mejora la eficacia de la Administración y la acerca al ciudadano, obliga a la Administración Pública el tener una buena y eficiente administración, ya que la información y diversos servicios llegan al hogar a cualquier hora. Además también implica una reducción de costes de acceso, de recursos, y de los tiempos de gestión, suprimiendo también las barreras geográficas que puedan existir.

En resumen, las ventajas de la Implantación del Gobierno Electrónico (e-Government) son:

  • Mejora de los servicios a los ciudadanos
  • Control sobre la organización y gestión
  • Eficacia de la distribución de recursos
  • Aumento de la autonomía, a través de la ampliación del auto-servicio
  • Reducción de los tiempos y costes de gestión
  • Eliminación de las barreras geográficas

Es por ello que las tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) son vistas como posibles soluciones para incrementar la eficiencia del sector público y  promover valores democráticos, de igualdad, equidad y de participación ciudadana.

Privacidad y seguridad dentro del gobierno electrónico

La protección de la privacidad adquiere mayor complejidad dentro del gobierno electrónico. Ya que tiene un alto impacto sobre aspectos legales sobre actos públicos e, inclusive, la seguridad del Estado. Así como también está fuertemente vinculada con el derecho a la privacidad del ciudadano.

En muchos casos, el marco jurídico puede agregar dificultades a proyectos de automatización o de mayor escala. Estas brechas pueden, incluso, contradecir premisas de igualdad.  La incorporación de la tecnología a procesos públicos puede vulnerar la privacidad de los ciudadanos: desde la captura de sus datos personales, hasta la difusión, consentida o no, de los mismos.

Es por ello que, los organismos públicos deben construir estos nuevos procesos, de forma que se garantice el resguardo de toda la información recabada sobre ciudadanos y empresas, asegurando la implementación de las medidas de seguridad pertinentes, para el control de acceso a dicha información.

En resumen, la implementación del gobierno electrónico puede implicar una mejora social, siempre que se haga de forma planificada y tomando en cuenta los riesgos que implica. Además los gobiernos deben trabajar en dos líneas: asegurar a todos los ciudadanos el acceso a los canales tecnológicos y educarlos para hacer uso de estas nuevas herramientas con seguridad.