Actualmente vivimos en un mundo con una evolución tecnológica exponencial y este tipo de cambio afecta a todos los niveles. Aunque todo esto implica nuevas oportunidades también trae consigo nuevos riesgos a los que hacer frente. En este siglo XXI las principales amenazas son virtuales o “cibernéticas”. Aunque en ocasiones este tipo de riesgo parece complejo y que solo afecta a gobiernos y grandes empresas, son las pymes las que más vulnerables son frente a los ciberdelincuentes. Es por ello, que todas las empresas deben plantearse si es conveniente o no contratar un seguro contra ciberataques.

Un seguro contra ciberataques es aquel que posee coberturas frente a ciberriesgos: malware, DDos, ransomware, etc.

Aunque hoy día no hay uniformidad en la oferta de este tipo de seguros, se podría decir que existen dos tipos de seguro:

Seguros de responsabilidad ciber:

Con coberturas de daños a terceros:

  • gestión de incidentes
  • Investigación
  • Notificación a los afectados…

Seguros contra pérdidas directas o daños propios:

Que cubren los daños causados a la empresa:

  • Cobertura frente a malware como: ramsonware, exploit, DDos, etc.
  • Cobertura legal en caso de: robo de dominios, difamación, etc.
  • Incidentes de Ciberseguridad como: accesos no autorizados, extorsión, etc.

Según Julio San José, experto en el área, este tipo de seguros tardarán en popularizarse, debido a la poca oferta por parte de las empresas aseguradoras. Esto se debe a la falta de datos para el cálculo de la prima en las pólizas y al alto grado de incertidumbre que termina trasladándose al coste de el producto.

¿Por qué contratar un seguro contra ciberataques?

  1. Aumento constante en el número de ciberataques a empresas
    Esta realidad deja patente, que igual que se protegen los activos materiales de su negocio y se contrata un seguro de robo y/o incendios para sus instalaciones, es necesario velar por la seguridad de la información de su empresa.
  2. Las PYMES son el blanco del 70% de los ataques informáticos
    Esta cifra habla por si misma. Es inocente pensar que solo las empresas grandes son vulnerables, sobre todo sabiendo que para la pequeña empresa el impacto económico de este tipo de ataques es muy superior.
  3. Las empresas españolas son unas de las más vulnerables frente al cibercrimen
    Los seguros contra ciberataques ofrecen auditorías de ciberseguridad muy completas sobre los posibles fallos de seguridad, lo que puede ayudar a la empresa a mejorar sus medidas de protección informáticas.
  4. Cobertura del coste de recuperación de los datos robados
    Muchas pólizas contemplan una cobertura para los costes asociados a la pérdida datos, indemnizaciones para los afectados, etc.
  5. Indemnización por pérdidas y gastos derivados del ciberataque
    Si el seguro incluye daños ocasionados a la propia empresa, puede que asuma los costes internos del ataque, el asesoramiento legal frente a sus consecuencias y incluso las sanciones económicas que puedan ser impuestas.
  6. Contención de la crisis reputacional
    Una de las consecuencias de un ciberataque es la pérdida de credibilidad frente a los clientes y a la opinión pública en general. Que la empresa tenga contratado un seguro la hace parecer más responsable frente al público y evitará que se agudice una posible crisis reputacional.

Si te parecen suficientes razones para contratar un seguro contra ciberataques te aconsejamos que antes de elegirlo, tomes en cuenta: las coberturas y exclusiones que mejor se adapten a los riesgos de tu sector y  te asesores por expertos en temas de seguridad. 

Si quieres más tips de ciberseguridad puedes visitar nuestro blog de Hushapp.

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Share this post...